viernes, 18 de mayo de 2012

Capítulo 2.2.


-     No te metas donde no te llaman –contesta Mariam al chico. Bruscamente le da la espalda y sigue discutiendo con nosotros sobre los posibles nombres de la escritora.
-     Oye, no me hables así –le dice él, plantándose en mitad del círculo que habíamos formado, a empujones- Estáis montando un espectáculo, y estorbáis bastante a los que intentábamos relajarnos ¿Qué problema tenéis?
Hasta ahora no me había fijado en su aspecto, tan centrada en la discusión como estaba, pero me doy cuenta de que lleva unas vestimentas bastante peculiares, al menos para mí.
Lleva un pantalón vaquero negro con cadenas, algo caído, aunque no tanto como Mariam. Una camiseta de manga corta del mismo color que el pantalón hace que tenga una pinta algo siniestra, acentuada por el esqueleto con guitarra que la decora. Lleva el pelo más largo de lo aceptable en un chico, incluso más largo que la diosa del sueño. La melena morena lisa le llega por los hombros. Y lo más extraño, sin ninguna duda, es el pendiente de su oreja izquierda. Nunca había visto un hombre con pendientes, solo los piratas de los cuentos. En la sociedad de mi época eso es signo de homosexualidad, y está muy mal visto.
Pero dejando eso de lado, hay que reconocer que es bastante guapo.
-     ¿No te he dicho que nos dejes en paz? Venga, fus, fus –Mariam hace el mismo gesto que cuando quiere espantar a Kira.
-     Hey, Mariam, para. A lo mejor este chico puede ayudarnos.
-     No tiene pinta de ser una persona muy aficionada a la lectura, apostaría a que no conoce a la escritora –murmura Isaac, que parece interesado por la conversación entre los dos chicos.
-     ¿Ayudaros? Depende. Si vais a dejar de dar la lata, puede que lo haga. Me habéis pillado de buen humor.
-     ¿Has oído hablar de una escritora que vive en este pueblo? Estamos buscando su casa, somos fans.
-     Nos las habríamos apañado bien solos, Samuel, no hacía falta que le contases nuestra vida a este tío tan metomentodo.
El chico no contesta a Mariam, aunque le dedica una mirada que podría congelar el infierno. No parece ser una persona fácil de tratar, al contrario que los chicos con los que convivo normalmente. Aunque Álex es muy revoltoso, los tres son agradables conmigo. Menos mal que no vamos a tener que aguantar mucho más tiempo a este chaval.
-     Claro que sé dónde está, pero nos vamos a pasar mucho rato andando, Que pereza más mala. Y como tu amiga se pase mucho más rato incordiando, a lo mejor no os llevo hasta allí.
Empieza a andar en dirección a la carretera y nosotros le seguimos, pidiendo todos a Mariam que no se meta mucho con él. Los dos son personas incapaces de callarse lo que piensan y sus personalidades chocan bastante.
Cuando avanzamos un poco sin que la diosa del sueño diga nada ofensivo, el muchacho del futuro se vuelve más amigable y habla con Samuel y Álex. Aunque el primero se desenvuelve bien en cualquier situación, es el dios del tiempo el que lleva las riendas de la conversación. Él es más sociable y le cuesta menos relacionarse, y al final acaban riendo a carcajadas sin que ni chicas, ni fantasmas, ni tímidos con poderes comprendamos lo que está ocurriendo. Parecen llevarse bastante bien.
Se presenta como José María, pero su nombre le resulta muy cargante y pide que le llamemos Jose. Mariam comenta con Luz que le va a llamar Chema, por fastidiar.
No tiene tiempo de aplicar su “plan malvado contra chulillos del futuro”, como ella lo ha llamado, porque en menos de veinte minutos hemos llegado a la casa de la escritora.
Es bastante grande, aunque no tanto como Casa Cronos. Solo tiene dos plantas, pero es ancha. A la entrada del jardín hay una casita con un hombre uniformado dentro. Jose nos explica que es el conserje y que a él tenemos que comprarle las entradas.
-     ¿Entradas? ¿Esa vieja cobra por ver su casa? –pregunta la diosa del sueño, que llevaba callada más rato de lo normal.
-     Bueno, cobrar ella ya no cobra mucho –ríe-. Se murió hace unos cuantos años.

----------Nota de Sofía-----------
Vuelve, después de miles de millones de años, la grandiosa Sofía con su historia igual de grandiosa xD Hay que ver lo largas que se me hacen las semanas, que ganas tengo de que lleguen las vacaciones. 
Este capítulo me gusta bastante, aunque es tranquilo, tiene sus golpes de emoción. Y Jose es de lo más lindo *¬* De este dibujo me tendré que encargar yo, porque a Andrea no le gusta nada el personaje y se niega a hacerlo. Como veis, nuestros gustos son completamente opuestos. No entiendo como podemos ser tan buenas amigas.
En fin, no os caliento más la cabeza, que hablo demasiado. Nos vemos el martes, gracias por seguir la historia^^

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Jo, pues son las 3 páginas tamaño 12 de siempre... Si se te ha hecho corto, es q te ha gustado, supongo que me alegro xD

      Eliminar