miércoles, 18 de enero de 2012

Capítulo 5

Nos sentamos en el comedor todos juntos a excepción de Mariam, por la que decido no preguntar. Bueno, no pregunto eso ni ninguna otra cosa, todos están muy callados y deduzco que están rezando.
      Pasa el rato y nadie dice nada, comienzo a ponerme nerviosa. La situación ha sido bastante rara, he estado demasiado tranquila desde que me desperté. Me han secuestrado, aunque no me han tratado mal y no se han esforzado en retenerme, pero sea como sea esto es un secuestro.
      Estoy planteándome la idea de salir corriendo cuando Mariam entra por la puerta con una bandeja entre las manos. En la bandeja hay unas bolas de arroz blanco. ¿Se supone que eso es la comida? Nunca antes he comido nada semejante, que yo recuerde, ni tampoco lo he visto en la televisión.
-    ¿Bolas de arroz? –dice Samuel- No creo que lo haya probado nunca.
-    Ni volverás a hacerlo después de esto, ya verás –me susurra Alejandro.
Sus palabras me asustan al principio, pero lo ha dicho demasiado tranquilamente como para que lleven veneno. Aunque, sinceramente, de Mariam me esperaría cualquier cosa.
-    Tú, que te he escuchado –le reprende-. Como me toques mucho las narices te dejo sin cenar.
-    Casi sería mejor…
El tono desafiante de chico hace que Mariam se enfade de verdad. Coge las dos bolas de arroz que había puesto en el plato de Alejandro y se las aplasta en el pelo. Él pierde su aire tranquilo y salta encima de Mariam con mi parte de la cena en las manos y se las lanza a la cara. Al final, la abuela se ve obligada a intervenir.
-    ¡¡Estaos quietos los dos!! –les grita- ¿No os da vergüenza montar este espectáculo delante de nuestra invitada? Mariam, barre eso ahora mismo. Y tú, Alejandro, esta noche no cenas.
Incluso la indomable Mariam acata las órdenes de Ángeles sin rechistar. Parece que la respetan mucho.
Cuando Mariam termina de barrer, se sienta junto a su hermano en la mesa y se dispone a morder una de sus bolas de arroz. No parece darse cuenta de que yo no tengo cena. Siguen comiendo todos, excepto Alejandro que sigue quitándose el arroz del pelo.
De pronto, Samuel levanta la vista de su cena y se levanta sin decir nada. Me parece que en esta casa no hay nadie con mucha educación.
Bueno, pienso esto hasta que pasan cinco minutos y vuelve con un par de bolas de arroz de la cocina. Las pone en mi plato y pide perdón por el despiste de su hermana. Le digo que no pasa nada y muerdo una con hambre.
   Disimulo mi desagrado. Con razón decía Alejandro que no volvería a probar esa comida. No sé cómo se las ha apañado Mariam, pero este arroz blanco está ácido, y se supone que no debe tener  mucho sabor. Cuando termino de comer, los chicos me miran con cara de esperar que vomite. Sonrío levemente.
      Entonces, recuerdo que me iban a contar el motivo de mi secuestro después de cenar, pero veo que nadie habla y que Mariam se dispone a marcharse, así que lanzo yo misma la pregunta.
-    Disculpad pero… me gustaría saber lo que hago aquí.
-    Anda, ¿es que no te lo han contado los chicos? –pregunta la anciana con sorpresa. Niego con la cabeza.
-    ¿Cómo esperas que se lo contemos? Es muy complejo, esa es tu responsabilidad, abuelita.
-    Sí, lo comprendo, Mariam –me mira a mí-  ¿Crees en Dios?
-    Por supuesto –aunque no lo hubiese hecho, si la policía me pilla diciendo que no soy creyente… me pueden pasar de todo excepto cosas buenas.
-    Entonces va a ser todo aún más difícil. Te tengo que pedir que abandones esa creencia, porque todo esto es cosa de varios dioses, no de un único dios
Cada vez entiendo menos toda esta situación… ¿qué tienen que ver mis creencias con mi secuestro?
-    ¿Sois una secta? –pregunto asustada. Todos se ríen.
-    No, no lo somos –prosigue Ángeles-. Nuestra historia se remonta a la creación del mundo, aunque eso no significa que seamos inmortales, ni mucho menos. Las cosas importantes de este mundo necesitan una organización, y ahí es donde entramos nosotros.
Somos como lo que vosotros llamáis dioses, aunque no exactamente. Tenemos un poder específico, no somos todopoderosos. Y somos muchos, dos familias por cada elemento vital (que no son solo el agua, la tierra y el fuego). En cada hemisferio del planeta reside una de las familias. Todos nosotros, excepto Alejandro y tú –esto me alivia, aunque no me creo del todo esta historia, no me hacía mucha gracia tener poderes- somos de la familia norteña de los dioses del sueño.
El caso es que unos cuantas familias han decidido que se debe cambiar la organización y quitar de en medio a las familias menos poderosas, y se ha declarado una guerra.
El problema, es que tanto tu familia como la de Álex decidieron quedarse al margen.
-    ¡Eso no es cierto! –pierdo los nervios- Nadie de mi familia tiene poderes.
-    Es todo verdad, lo que pasa es que han escurrido el bulto y no han dicho nada. Abre los ojos, Andrea –me responde Mariam.
Ángeles nos pide silencio y sigue contando esa loca historia:
-    Tanto a tu familia (dioses de la tierra), como a la de Álex (dioses del tiempo), se les ha atacado desde el bando de los que quieren librarse de algunas familias (los Hirsizlar) para intentar reclutarles. Sois los únicos miembros de vuestras familias que hemos podido salvar los del otro bando.
Miro a Samuel reclamando ayuda, no me creo que esto sea verdad, pero nada explica la desaparición de mis padres… y él asiente con la cabeza. Parece que todo esto es cierto.
Me levanto temblando digo buenas noches en voz baja y subo a mi cuarto. Tiene un pestillo por dentro, así que lo echo. Después me tumbo en la cama, me tapo la boca con la almohada y me pongo a llorar.


Mariam, toda orgullosa de su arroz ácido
-------------Nota de Sofía Lima----------------------
Buenas tardes, familia. Lo primero que quiero hacer es pedir perdón por todo el espectáculo este del cambio de blog y de tuenti. Creo que esta chica no debería volver a causarnos problemas, la bloqueé en el blog y no sabe la nueva dirección ni mi nuevo tuenti.
A parte de eso, quería decir que hoy (18 de enero) hace un año de que empecé a publicar mis historias... hay que ver, que jóvenes éramos todos. Fuera de cachondeos, hoy es un día muy importante para mí, porque desde que empecé con todo esto tengo un lugar en el que refugiarme cuando quiero escapar del mundo real. He pasado muy buenos momentos hablando con vosotr@s, escribiendo los capítulos y diseñando mis blogs. Han sido doce meses (y espero que sean muchos más) muy especiales. 
De verdad, muchas gracias por estar ahí todo este tiempo :D

----------------Nota de Andrea Xie--------------------
Hola a todos!
Os gusta el dibujo?
A mi me encanta, pero la grunona de sofia dice que tiene el pelo largo.
Bueno comentad el capitulo.
adios!!



7 comentarios:

  1. Jaja.esta muy xulo.Andrea el dibujo esta muy bien :)

    ResponderEliminar
  2. Gracias a las dos :D
    Cuando pones el proximo de Shiroi Rose?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer me dijo que lo subiria el viernes. :)

      Eliminar
  3. Mola :D Bua, fantasía que guay ^_^¡Felicidades, guapa! Un añito ya... Esperemos que sean muchos más :P El dibujo mola. Sube prontito ¿eh?
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! hata ahora mis historias habían sido realistas, ya era hora de variar

      Eliminar
  4. me encanta ya lo sabes... voy a por el siguiente!!!
    un beso, Marisa.

    ResponderEliminar